¿El Blog ha muerto?

Para nada. Y para claro ejemplo nuestro Cool Blog.
Los Blogs siguen siendo importantes e influyentes, especialmente para quien los redacta y por supuesto, para nosotros, que los leemos. Son espacios personales, libres e independientes, fáciles de construir que nos permiten aprender los unos de los otros; son una carretera de doble sentido, que se enriquece gracias a los comentarios de todos los bloggers.

Aunque la era digital o Web 2.0 avanza a pasos de gigante (yo diría que estamos en la era Web 3.0) y han surgido muchos otros canales de comunicación como las redes sociales Facebook y Twitter, éstas no son iguales. Sí que es verdad que son medios de expresión, como los Blogs, pero no le restan espacio. El Blog es un medio amplio, donde expresarte de forma más detallada, donde incluir enlaces a contenido que se encuentra en otros medios y que ayudan a cumplimentar la información y a argumentar las explicaciones que expresas.

Aunque digan que los Blogs han migrado a Facebook o Twitter o cualquier otro medio, no es verdad. Éstos son canales más acotados por el límite de caracteres. La información publicada en ellos y el contenido es más fugaz; cuelgas información que en aquel momento es visible, pero luego… ¿quién la recuerda? El tuit pasa a la historia, el hilo conductor horizontal se enmaraña tanto que hace perder el origen y que llegado cierto punto,  puede llegar a confundirte de tema. Incluso en muchas ocasiones, el contenido siempre es el mismo.

En cambio, el Blog es una potente herramienta de marketing porque permite llegar a su público objetivo y conocerlo. Nos ayuda a averiguar cuáles son las necesidades de los clientes y a ofrecerles la solución, el servicio deseado. Además permite construir una imagen de marca y diversificar el contenido. Pero como no, tiene sus dificultades, especialmente los Blogs corporativos. Debemos medir muy mucho la cantidad de información que ofrecemos. No podemos bombardear al público objetivo porque perderemos su atención. Debemos retenerlo sobreponiendo la calidad a la cantidad y debemos dominar la información que manejamos porque si nos equivocamos, dañaremos la imagen de la marca.

Para los hoteleros es importante disponer de un Blog enlazado a la página web del hotel dónde mostrar información diversa, desde las últimas novedades en tus establecimientos hasta una receta de cocina fácil de preparar que puede atraer y retener la atención del público. Nos permite fidelizar clientes, construir la marca y asentarla y como no, conocer la opinión de nuestros huéspedes. Obviamente, la ventaja es mucho mayor en términos de posicionamiento orgánico, ya que un Blog permite una mejor indexación en Google y mejorar el ránking.